Ruta Ecohistórica en

San Miguel Coatlinchan, Texcoco, Edo. de México;

México.

Tel: 01 595 95 125 24

 

Diseño: Studio Tlakua Xomoli

Cada quién escribe la historia como le conviene escribirla... ¿si tienes duda? investiga, pregunta, platica con los abuelos fuente de sabiduría, busca los antiguos códices mexicanos existentes, sigue tu pasado y se grande en tu tierra, ámala pues aquí nacieron tus abuelos, tus padres y nacerán tus hijos.

El tlacuache Mexicano
Es un animal omnívoro que no ha sufrido variaciones desde que apareció en nuestro planeta hace aproximadamente sesenta millones de años. Ha logrado preservar la especie y sobrevivir a la invasión humana. Se alimenta de cualquier cosa por lo que acostumbra estar la mayor parte del tiempo cerca del hombre.

Frutos, desperdicios, huevos y gallinas entre otros, forman parte de su alimentación diaria por lo que frecuentemente visita por las noches las escuelas, coladeras, alcantarillas, basureros y alacenas de algunas casas.

El tlacuahe fue el primer mamífero mexicano que viajó a Europa oculto en los barcos que transportaban frutos desde el Nuevo Mundo.

Es un animal que tiene el hocico largo y puntiagudo con una hilera de dientes y colmillos filosos. Su nariz es lampiña y está rodeada de bigotes. Sus orejas son pequeñas, redondas y calvas al igual que su cola que es más larga que el resto del cuerpo, áspera y escamosa que utiliza para colgarse. Sus patas son pequeñas y terminan en una garra similar a la mano. Su pelaje puede ser desde pardo rojizo hasta blanco grisáceo, dependiendo de la especie.

Las crías permanecen adheridas a un mismo pezón durante ocho meses que es el tiempo que dura el amamantamiento. Así, los críos que no alcanzan uno, mueren de hambre y son removidos del marsupio.

La etapa de concepción del tlacuache dura de catorce a diecisiete días y nacen de una a dieciséis crías que se desplazan lenta y cuidadosamente a través del cuerpo de la madre hasta llegar al marsupio. Permanecen dentro de éste durante ocho semanas, pasan cuatro meses al lado de su madre y posteriormente la abandonan. Su vida en estado salvaje dura de dos a seis años.

La familia del tlacuache aumenta cada cuatro meses por lo que frecuentemente en una madriguera viven dos generaciones de hijos con una misma madre. El padre por el contrario, desaparece después del período de apareamiento.


Su gran inteligencia
Cuando un tlacuache no tiene escapatoria frente a alguno de sus enemigos, puede tirarse al suelo, poner los ojos en blanco, colgar la lengua y 

Cuando siente que su depredador es más grande que él, se tira y se hace el muerto.
Cuando siente que su depredador es más grande que él, se tira y se hace el muerto.

permanecer inmóvil simulando estar muerto. Así, al ver que la presa muere tan rápidamente, el enemigo la suelta por unos segundos y el tlacuache aprovecha para emprender la huida. Sin embargo, cuando sus crías se encuentran en peligro, el tlacuache lucha encarnecidamente contra el enemigo.

El tlacuache es actualmente el único marsupial mexicano. Tiene una bolsa flexible debajo del vientre llamada marsupio, que sirve para proteger y amamantar a sus crías, ya que cuando nacen no están totalmente desarrolladas.

El simbolismo del Tlakuache

Dice López Austin en Los mitos del Tlakuache: “Coras y huicholes hablan de la muerte y resurrección del tlakuache, de su cuerpo despedazado y recompuesto. No es el único mito en el que el tlakuache se recompone a partir de sus pedazos. Los triques dicen que el tlacuache recibió en su casa a su compadre y que inmediatamente después fue a bañarse al río mientras el invitado descansaba; ya en el río el tlakuache dijo a su esposa que se suicidaría, y le pidió que sirviera su carne al compadre; pero le indicó que dejara los nervios bien pegados a los huesos para que pudiera resucitar. El tlakuache se recompuso a partir de huesos y nervios entre las aguas del río, y regresó, tan tranquilo, a platicar con su compadre.

Tlakuache con miquixtli (muerte) en la espalda, codice dresde.
Tlakuache con miquixtli (muerte) en la espalda, codice dresde.

Encontramos dibujados en el Códice Dresde, cuatro tlakuache míticos cargando sobre sus espaldas uno al dios del maiz, otro al de la lluvia, otro al de la muerte, otro al de figura de jaguar, portando sendos cetros rematados por una mano. Son los bocabood, los cuatros dioses que sostienen el cielo, los “Tlakuaches actores” asociados a las fiestas de año nuevo que se celebran entre los mayas del norte.

La importancia de estos cuatro personajes -cuatros disoses sostenedores del mundo- en al geometría cósmica en el arribo del tiempo, cargadores de un destino anual para cada uno de los cuatro signos de los años, va más alla de una narracion mítica que explique sus presencia. Sus atavios de caracoles, sus joyas, sus bonetes, sus abanicos, los glifos de cenote sobre los que dos de ellos se yerguen, apuntan al mito-creencia complejo, irrductible al mito-narracion.

“Krickeberg”, identifica al Tlakuache en el códice Vindobonensis lo asocia con el pulque, la luna, la maternidad y el parto.

En otros lados lo identifican como el Sabio abuelo Tlakuache, signo de respecto y sabiduria.

El uso prehispanico del tlacuache
Su principal utilidad terapéutica data de tiempos prehispánicos, referida generalmente a su cola, que sirve para acelerar el parto, induciendo la contractilidad uterina. Existen variaciones regionales en el modo de uso y la parte empleada. Por ejemplo, en comunidades de Morelos algunas parteras dan un cocimiento de cola de tlacuache en caso de partos difíciles; la infusión se administra en pequeños tragos cada cinco minutos, a partir del momento en que las contracciones se manifiestan con cierta intensidad y frecuencia. En Hueyapan, la infusión se prepara con raspadura de pezuña de venado y cola de tlacuache, y en Tepoztlán, la cola se introduce en la boca de la mujer para provocar náuseas y con ello activar las contracciones; otras veces se muele y se prepara en caldo. En San Lorenzo Tepaltitlán, Estado de México, se come la carne, sola o en caldo, en los casos de partos retrasados o difíciles. En el valle del Mezquital, Hidalgo, se acostumbra dar una medicina local llamada, “la suegra” (Montanoa tomentosa), planta reconocida por sus propiedades uteroconstrictoras, a la cual se añaden huesos de tlacuache, principalmente de su columna vertebral y cola para potenciar su efecto, o bien se utilizan por separado. En Papantla, Veracruz, se captura un tlacuache, se le corta la cola y con ella le dan tres golpes a las niñas cada año, en cuatro ocasiones, principalmente el Sábado de Gloria en Semana Santa, con la intención de que cuando sean grandes y se casen, sus partos sean fáciles. En comunidades de Chiapas, algunos indígenas tzeltales acostumbran guardar una cola seca colgada cerca del fuego, pues lo primero que debe hacerse durante el parto es dar a la mujer una bebida hecha con el polvo y disuelta en agua hirviendo.

El tlacuache también es empleado para corregir las fracturas, mediante compresas preparadas con sus huesos triturados, debiendo evitarse absolutamente en caso de contusiones, pues se agrava el mal. En Michoacán, la carne se aplica sobre los granos para ayudar a “madurarlos” y reventarlos, o se come en caldo con el mismo fin; la grasa se usa para extraer espinas, debiendo untarse caliente sobre la parte afectada; el hígado se ingiere cocido para curar el dolor de muelas. En el Mercado Sonora, Distrito Federal, se recomienda comer el caldo para atender enfermedades de la sangre.

    ... Y su cola, es medicina: porque es arrojadora, es sacadora de cosas. Donde algo entra, principalmente en una grieta del hueso, que no puede salir, se pone abundante cola de tlacuache. Aunque esté muy atorado [lo que se ha encajado], lo hace salir [la medicina], fácilmente lo va a hacer salir. Y ellas, las que paren con dificultad, las que no pueden parir, beben [el caldo] para que rápidamente nazca el niñito...

El médico obstetra Adrián Quiroz Rodiles, quien teniendo en cuenta el uso de la cola del tlacuache para acelerar y favorecer los partos en el medio rural, la utilizó experimentalmente en un caso, advirtiendo que se producían enérgicas contracciones uterinas. Debido a que otros colegas lo cuestionaron escépticamente, argumentando que dicha acción se debía a las histaminas contenidas en la cola seca (de un animal muerto con anterioridad), repitió el tratamiento, sólo que en esta ocasión adquirió un tlacuache vivo, le amputó la cola, la coció y administró el caldo a otra paciente, obteniendo resultados concordantes con los del caso anterior.

Fugurillas de un tlacuache en Nayarit y Jalisco.
Fugurillas de un tlacuache en Nayarit y Jalisco.

¿El sobrenombre de Tlacuache en Coatlinchan?
En la antigua región del Acolhucan, a las diferentes poblaciones se les conoce con un sobrenombre, así a Chicoloapan se les conoce como “CHINCOLOS”  que se deriba de la palabra Chicolli- en nahuatl es nudo o garabato, y que atravéz del tiempo se deformó el vocablo castellanizándolo como Chincolo, agregandole la “n”. A Cuahutlalpan se les conoce como los “COMALEROS”, debido a que eran hábiles artesanos haciendo comales para vender en el tianguis. Tenemos a Huexotla que son conocidos como los “TLAKOYOS” y se deriva de la composición de dos conceptos mexicanos, Tlako (mitad) y Yolotl(corazón). La comunidad de Huexotla está a la mitad de dos grandes ríos. O sea a la mitad de dos grandes energías se encuentra la escencia de la comunidad, su corazón. A san bernardino se les conoce como las “RANAS”, dada su cercania al lago de Texcoco. En Tequesquinahua son conocidos como los “BRUJOS”,  según las fuentes, este poblado era como el famoso Catemako, porque conocian de plantas medicinales, conocian el poder de la enegía, gente con cierta sabiduría para curar o hacer el mal. En Montecillos se les conoce como los “Tequesquiteros”, pues se dedicaban a juntar el tequesquite del lago de Texcoco para después venderlo.

 

Y no podia ser la excepción Coatlinchan, que es conocido como el lugar de los “TLACUACHES”, ¿Pero porqué?. Se realizó una investigación de campo para saber su origen, y se platicó con los abuelos, gente de conocimiento. Uno de ellos nos dijo que se debía a que hace mucho tiempo en el pueblo la gente se dedicaba a trabajar en el campo, unos a sembrar, otros eran leñadores, otros bajaban de la montaña unos arbustos llamados verlilla para hacer escobas de vara, otros bajaban tierra para las plantas, y los demás se dedicaban a la producción del Otli, del Nautle o Chaxkle, o como se conoce ahora, el famoso pulque. Para esta actividad se sembraba mucho maguey para obtener el aguamiel, agua azucarada que se produce en el hueco después de que era capado y preparado. Una vez fermentado se convertía en el nectar delicioso, EL PULQUE.  Los jornales en tiempos de calor eran fuertes,  la gente que iba al campo a realizar su actividad laboral, terminaba sedienta y aquellos que habian olvidado llevar un poco de agua para beber, no se preocupaban pues tenian a la mano el aguamiel para calmar su sed. La gente de las comunidades vecinas al verlos allí empinados en el maguey decian: “Esta gente se parece al Tlacuache”, pues el tlacuache por las noches sale de su madriguera a beber aguamiel, es un gloton de dicho liquido.

Se creé que ésta fué la razón por la que se empezó a conocer a la gente de Coatlinchan como los TLACUACHES, los chupadores de aguamiel....

Representación en el códice Dresde.
Representación en el códice Dresde.

Pero existe otra teoría mucho más antigua, y fundamentada en el comentario de una persona anciana de Coatlinchan, que nos díce que el se acuerda que su abuelo le comentó que cuando era niño, su padre le había contado algo acerca del porque se les decia Tlacuaches, y que su origen era cosa de los Indios, solo que por su avanzada edad desgraciadamente, ya no recordaba los detalles. En base a lo dicho por el anciano, la investigación nos llevó a la Biblioteca nacional de antropología, donde se encontró la siguiente información... en la época prehispanica, el tlacuache habia sido un símbolo de la sabiduria, este animalito fué un personaje importante en diversas tradiciones indígenas del pasado. Así se ve en diferentes códices, ataviado como un huey tlatoani (gran señor), como lo es en el códice Dresde y en el códice Mayer. (Recordemos el significado filosófico del nombre de Coatlinchan en Nahuatl, lugar donde habita gente sabia), tendria algo que ver?.

La teoría del sobrenombre de tlakuache en Coatlinchan es porque en tiempos pre-aztecas hubo una orden militar que cuidaba el conocimiento que había en la población, era la ¡ORDEN MILITAR DE LOS YAOTLAKUATZIN!

Mural de Diego Rivera en Palacio Nacional (el yaotlakuatzin en el circulo).
Mural de Diego Rivera en Palacio Nacional (el yaotlakuatzin en el circulo).

La orden desconocida de los ¡Yaotlakuatzin! (guerreros tlakuaches) de Coatlinchan
A lo largo de la historia pre-aztecal se conocen las órdenes guerreras de los Yaocuauhtli (guerreros águila) y los Yaocelotl (guerreros jaguar) guerreros del día. Pero se desconoce su dualidad; recordemos que la filosofia y pensamiento nahuatl estaba basado en la energía dual. Su contraparte de dicha fuerza dual eran los Yaotlakuatzin (guerreros tlakuache) y los Yaokoyotl (guerreros coyote), guerreros de la noche.

Guerrero coyote, siglo XVI. Pintura mural en la Parroquia de San Miguel Arcángel, Ixmiquilpan, Hidalgo.
Guerrero coyote, siglo XVI. Pintura mural en la Parroquia de San Miguel Arcángel, Ixmiquilpan, Hidalgo.

Estas sociedades guerreras vestían como el animal del que tomaban su nombre, algunos vistiendo pieles y cabezas representativas de dicho animal. Esto tiene mucho que ver con el nahualismo... (de acuerdo a las tradiciones mexicanas, se dice que cada persona, al momento de nacer, tiene ya el espíritu de un animal, que se encarga de protegerlo y guiarlo, La visión del aguila, el olfato del coyote, el oído y agilidad del ocelote y la astucia del tlakuache pasan a ser herramienta de estos míticos hombres, e incluso la superstición afirma que algunos, más preparados, podian hasta adquirir la forma de sus nahuales). 

Lámina 59 del códice Borgia, muestra información de elementos del día y la noche, el tlakuachitl es un animal de vida nocturna, por eso este guerrero se muestra en color obscuro.
Lámina 59 del códice Borgia, muestra información de elementos del día y la noche, el tlakuachitl es un animal de vida nocturna, por eso este guerrero se muestra en color obscuro.

Muchos de estos guerreros fueron representados en estatuas, grabados y en códices. Era el grupo de élite de las fuerzas armadas, algunos códices recogen la leyenda de que entraban en un profundo estado de meditación y podían permanecer en un sitio de cuclillas y sin moverse, sin comer ni beber durante al menos dos semanas en completo ayuno, una preparación físico-mental y espiritual;  simplemente esperando el momento oportuno.

Defensa de la comunidad de Coatlinchan  por los Yaotlakuatzin contra los invasores españoles y sus aliados Tlaxcaltecas. Lienzo de Tlaxcala
Defensa de la comunidad de Coatlinchan por los Yaotlakuatzin contra los invasores españoles y sus aliados Tlaxcaltecas. Lienzo de Tlaxcala

El centinela nocturno tomaba la forma de su nahual, el tlacuache; es una forma de introspección, que le permitía un estrecho contacto con el mundo espiritual, gracias a lo cual encontraba con facilidad soluciones a muchos de los problemas que afligian a los que buscan su consejo. Yaotlakuatzin era considerado como un conector de luz entre el la noche y la tierra, en escencia dedicaban su vida por entero a la búsqueda del mundo espiritual, usaban la energía que capacita cambios de percepción, un estado de conciencia que expande el pensamiento y las capacidades humanas ordinarias. Toda una preparación previa para llevar a cabo una misión:

 

 

“Vigilar, proteger y resguardar”

El conocimiento del gran señorío de Koatlichan.

 

Una investigación de: Yaotlakuani