Ruta Ecohistórica en

San Miguel Coatlinchan, Texcoco, Edo. de México;

México.

Tel: 01 595 95 125 24

 

Diseño: Studio Tlakua Xomoli

La Piñata

 

México moderno es un país rico en costumbres que nacen de la fusión de las culturas que le dieron origen: la mexica y la española. Por ello, la belleza y la magia de sus festividades tienen un toque muy especial.

Diciembre es un mes lleno de fiestas tradicionales en las que se respira ese espíritu navideño, una de ellas son las posadas. Estas nacieron de la necesidad que tenían los misioneros católicos por caracterizar a los naturales, mezclando costumbres y ritos indígenas con los españoles y cristianos.

Un poco de historia
Según el calendario azteca, los mexicas celebraban a mediados de diciembre el
advenimiento de Huizilopochtli, por lo cual los misioneros aprovecharon estas festividades para ir enseñando a los indios el misterio del nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo y así reemplazar su tradición por la cristiana.

Una de estas tradiciones es el romper la piñata,
bueno se dice que el origen o historia de la piñata es chino, traído por los españoles a México. Pero en la antigua cultura mexicana tenían una tradición similar. Ellos tenían la tlapalxoktli (olla echa de barro, decorada, llena de cosas, frutas y semillas) y cuenta la tradición que la celebración consistía en que los adolecentes que estaban próximos a pasar a una etapa adulta llevaban una preparación físico-espiritual antes de, pues los mexicanos tenían conciencia de cada una de las etapas del ser humano y a la vez realizaban ciertos festejos en estas fechas. Los jóvenes tenían que romper la tlapalxoktli con el puño, con los ojos vendados a una distancia considerable corrían y tenían que calcular donde estaba la tlapalxoktli, que previamente la habían balanceado. Los jóvenes tenían que calcular la distancia, y los movimientos pendulares para llegar en el momento exacto a hacer contacto con el puño, y al romperla significaba que estaban listos pues compartían el producto con todos los presentes, derramando abundancia.